República Dominicana

La identidad cultural dominicana

La República Dominicana es un país que cuenta con una gran riqueza histórica y cultural, producto del cruce de culturas española, africana y taína. Esta amalgama se ve manifestada en las manifestaciones culturales dominicanas, y más evidentemente en su música y gastronomía.

El arte dominicano, como el dominicano mismo, es el reflejo de su entorno y por ello refleja las particularidades de nuestra isla. Nuestra flora tropical, el sol constante y el azul del mar que nos rodea se reflejan en los colores estridentes de nuestra pintura, la exuberancia de nuestros ritmos y la alegría desbordante del dominicano.

 

Nuestra música, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

El merengue es un estilo musical y de baile originado en la República Dominicana a fines del siglo XIX. La estructura instrumental básica del conjunto de merengue típico sintetiza las tres culturas que conforman la idiosincrasia de la cultura dominicana. La influencia europea está representada por el acordeón, la africana por la tambora, y la taína por la güira. Nuestro mayor exponente es Juan Luis Guerra, quien ayudó a posicionarlo en los escenarios internacionales.

La música y el baile del merengue fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) el 30 de noviembre de 2016. El Día Nacional del Merengue se celebra cada 26 de noviembre.

Otras dos manifestaciones de música y baile inscritas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad son la Cofradía de los Congos del Espíritu Santo de Villa Mella, que se distingue en el campo de la música, de la danza y de las festividades populares, y la tradición del teatro bailado Cocolo.

La bachata es otro género musical internacionalmente aclamado que se originó en la República Dominicana. Aunque surgió en la primera mitad del siglo XX, la bachata no se popularizó hasta la década de 1990. Ahora se baila en todo el mundo. Recientemente se presentó la candidatura para el ingreso de la bachata dominicana a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.